sábado, 23 de mayo de 2015

Los automotores del Ferrocarril de Langreo (1).


Circularon en el Ferrocarril de Langreo unos automotores emparentados con la técnica PCC, la de los tranvías Washington de Barcelona y los “miles” de Madrid.

El Ferro-Carril de Langreo (FCL) era un ferrocarril que circulaba entre Gijón y Sama de Langreo, con varios ramales, el más importante quizás el de Sama de Langreo a Pola de Laviana. El primer trozo se puso en servicio en 1852. Fue uno de los primeros ferrocarriles españoles, y su peculiaridad era que el ancho de vía utilizado era próximo a 1.435 mm, no era el ancho español.

Ese “peculiar” ancho de vía le permitió, sobre todo a mediados del siglo pasado, adquirir de segunda mano locomotoras de vapor y diesel, y coches de viajeros, en Europa y en los USA.

Pero en 1972 FEVE se tuvo que hacer cargo de esta línea y decidió eliminar la vía de ancho 1.435 mm, sustituyéndola en 1983 por vía métrica, quedando esta línea integrada en la red de ferrocarriles de vía métrica de FEVE en Asturias. Y el Ferrocarril de Langreo pasó a ser historia.

Parece que no existe un buen libro sobre este ferrocarril; al menos no he sabido encontrarlo. Hay un artículo en la Ferropedia que, por desgracia, no incluye en la relación de material motor diesel los vehículos que vamos a ver en esta y sucesivas entradas.

En ForoTrenes, hilo “Tolvas Erie del FFCC de Langreo”, hay varias intervenciones, muy interesantes, del Director del Museo del Ferrocarril de Gijón, D. Javier Fernández. Muy recomendable la lectura de esas tres páginas.

También es muy recomendable esta página alemana  con unas magníficas fotos de varios ferrocarriles asturianos. El de Langreo está identificado como FCL.

Nº 202 en Gijón,  3/4/1975.

Respecto al ancho de vía de este ferrocarril, D. Manuel González Márquez me ha hecho llegar una nota de D. Javier Fernández. El ancho de vía original era el de “cinco pies y dos pulgadas castellanas", que traducido equivale a 1.439,59 mm. Por tanto, el ancho de vía correcto es el de 1.440 mm., como algunos autores (Reder entre ellos) han señalado. Sobre una vía de 1.440 mm. puede rodar perfectamente material móvil de 1.435 mm., pues la diferencia de 5 mm. no es apreciable.


Los automotores Mack FDC del New Haven.

New Haven (NH) es el nombre abreviado del ferrocarril estadounidense “New York, New Haven and Hartford Railroad”, cuyas líneas se extendían al nordeste de Nueva York, entre Nueva York y Boston (New England). Era una de las grandes compañías ferroviarias, aunque su salud económica no estuviera a la altura de su fama.

En uno de sus vaivenes económicos, su Presidente Frederick C. Dumaine encargó la construcción, en 1951, de un ejemplar de automotor que era, prácticamente, un autobús sobre raíles. En efecto, era básicamente una carrocería de autobús Mack modelo C 50, un modelo utilizado en Nueva York, que fue equipado con puertas delanteras en ambos lados y conductor en el centro. Motor Mack diesel de 220 caballos que movía un generador General Electric de 300 voltios, el cual alimentaba cuatro motores eléctricos de 55 caballos. Estos motores eran del tipo utilizado en los tranvías PCC, y el vehículo era diesel-eléctrico.

Los bogíes utilizaban elementos de diseño PCC, derivado del bogíe B2, pero el vehículo, unidireccional, no es considerado PCC.

El vehículo, numerado con el número 10, entró en servicio en 1952, y durante algún tiempo prestó servicio en líneas secundarias. Su capacidad era de sólo 45 viajeros. La denominación oficial era Mack FCD, con las iniciales del Presidente del New Haven. Ver foto en esta dirección.


El Presidente Frederick C. Dumaine contrató el suministro de otros nueve automotores derivados del anterior (números 11 a 19), que fueron entregados en 1954. Pero para entonces Dumaine ya no era Presidente, y la mayoría de los nuevos automotores ni se estrenaron. Los nuevos automotores eran bidireccionales y podían funcionar en múltiple por parejas. Los bogíes, aunque distintos de los del número 10, también tenían componentes PCC. Puertas en el centro del vehículo, en ambos lados, y puerta de intercomunicación con el otro vehículo en unidad múltiple

Dos de estos últimos automotores fueron adquiridos por Sperry Rail, una empresa que tenía un parque de auscultadores de carriles, y otros dos fueron a parar a Remington, el fabricante de armas, aunque estos dos coches también pasaron más tarde a Sperry Rail. Fotografías de los Mack FDC en Sperry Rail y en Remington.

Los otros seis coches (el nº 10 y los cinco restantes de los más modernos) fueron adquiridos por el Ferrocarril de Langreo.

Ya que he citado anteriormente los dos tipos de bogíes (con algunas características PCC) que equipaban estos automotores, voy a aprovechar para presentarlos en detalle. Primero, el bogíe del “prototipo”, que en el NH llevó el número 10 y en el FCL recibió el 206. Observamos su gran parecido con los bogíes B2 de los PCC madrileños.

Bogíe del nº 206.

Los bogíes de los coches de serie (números 11 a 19 en el NH y 201 a 205 en el FCL) estaban derivados de los diseños de bogíes PCC utilizados en vehículos de tipo “Rapid Transit” (coches de Metro).

Bogíe del nº 204.

Imágenes en taller de un bogíe desmontado:





Siguiente capítulo: Los automotores Mack FDC del NH en el FCL. (1)


Saludos.
José Antonio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada