sábado, 15 de febrero de 2014

La verdadera historia del 477 (y 4).



Resumen de lo expuesto.

El tranvía que está enterrado en la estación de Metro de Pinar de Chamartín no es el Zivago, sino que es el auténtico 477.

Y después de haberos contado esta historia, ¿qué? Mi propuesta es: rescatemos al 477 de su enterramiento. El plan sería subirlo (izarlo) hasta la vía del tranvía (ejem, del ML), incluso separando la caja y el truck. Un tranvía en estado de marcha no merece ese final. Si tuviéramos entre nosotros al Pernales...

Para quien no le haya conocido. El Pernales, Ricardo Cánoves Macián, era un empresario que en las décadas de los años sesenta y setenta del siglo pasado era autor de obras imposibles; por ejemplo, en temas tranviarios, ponía tranvías en lo alto de las montañas. Como muestra, las fotos adjuntas,  


Punto no identificado de la N-III, Madrid - Valencia. Marzo de 1968.

  

Buñol, N-III Madrid - Valencia. 27 de Enero de 1971.


Más información sobre El Pernales aquí. Su herencia se describe aquí.   

Una última desgracia. Hubo una persona que, con toda su buena intención, preparó una placa que “explica” la identidad del tranvía expuesto en la estación de Pinar de Chamartín. Esa placa valdría para el “auténtico Zivago”, pero es falsa al tratarse del “auténtico 477”. ¿No le importaría “a quien corresponda” sustituir esa placa, totalmente equivocada, que cuenta la falsa historia del tranvía expuesto en la estación de Pinar de Chamartín, cambiándola por otra que cuente “La verdadera historia del 477”? En fin, ya sabemos que en este país, “sostenella y no enmendalla”.

Esta es la placa desinformadora.



Esta es La verdadera historia del 477 en PDF.



Saludos.
José Antonio

No hay comentarios:

Publicar un comentario